Mis Fotos

Las mantillas en nuestra Semana Santa

viernes, 23 de abril de 2010

Verdaderamente una de las estampas más bonita de nuestra Semana Santa es la figura de la mantilla. En Granada esa figura queda fuera de lo que tradicionalmente es esa mujer engalanada con la vestimenta de luto digna del Jueves Santo.

Esa bella mujer, de corte elegante y serio, vestida con la ropa mas lúgubre posible y en señal de duelo y luto, engalana una semana santa y le da ese toque de belleza que tan necesitada esta una fiesta tan popular y transgiversada como es la Semana Santa.

Pero llega nuestra Granada en la que comete de nuevo un gran error en la figura de la matilla. Bajo mi opinión la mantilla no debe de procesionar en ninguna hermandad puesto que más de la mitad de las mujeres que participan en Estación de Penitencia no lo hacen por la penitencia, ni promesa, sino por lucir sus mejores galas ante sus vecinas.

La mujer se puede vestir de mantilla, pero como hacen otras ciudades de la geografía andaluza para ver las Hermandades en la calle. El hacer estación de penitencia debe de ser anónimamente, por lo tanto un capillo en la cara, cubriendo nuestro rostro, sin que nadie sepa quienes somos, de esa manera aseguro que muchas de las mujeres no participarían en las hermandades de nuestra querida Granada.

Pues ya que nuestras mujeres, las granadinas se vistan con tales galas, vamos a hacerlo del mejor modo. Un traje negro, con su chaqueta para hermandades que sufran el frío de la noche, tacones no muy altos ya que tenemos que buscar un calzado cómodo para andar, no tenemos que sufrir, y sobre todo no ir ostentando grandes joyas de ningún tipo, la verdadera Reina de ese día va detrás de ti, bajo un palio.

Este año me he sorprendido de ver como muchas hermandades permitían que mantillas en su fila llevaran el vestido por encima de la rodilla, casi en minifalda. No se como poco a poco las cosas van cambiando de sentido y dejan que esta gente, que repito si fueran tapadas no saldrían seguramente, puedan salir para hacer un acto publico de fe, ¿Qué imagen estamos dando al no creyente?

Y no es ser machista que conste, es igualdad, todos por igual, y con su cara tapada. Pero si no me gustan las mantillas en un cortejo, mucho menos que estas sean blancas. Por mucha resurrección que tengamos, no es posible que en mi cabeza entre esto, pero esto tan solo son gustos y opiniones que son muy respetadas por mi y que año tras año iré a ver el ultimo paso de palio de la Semana Santa, una hermandad que año tras año se va superando y demostrando que con un duro esfuerzo se puede llegar a la meta.

Espero que poco a poco nuestra Semana Santa evolucione y seamos capaces de saber y conocer cual es el verdadero sentido de las procesiones y el trabajo de una Cofradía. No tenemos que copiar, tenemos que ir superando esos obstáculos que tenemos en el camino. Iremos a la Catedral para hacer estación de penitencia, para rezar ante el Santísimo, para lo demás esta la pasarela Cibeles.